Turismo

Destaca la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario. Se trata de una iglesia de estilo románico en cuyo muro oeste luce una espadaña con dos campanas y que cuenta con un pequeño atrio en su muro sur dentro del cuál existe un arco de entrada románico en piedra con molduras lisas sobre capiteles sin decorar, apoyado a su vez sobre columnas cilíndricas. En el exterior existe un segundo arco que completa el conjunto. El ábside de la iglesia denota también el estilo románico, aunque tras la parcial destrucción del templo en los inicios de la Guerra Civil, los techos del edificio fueron posteriormente reconstruidos, por lo que las bóvedas internas se encuentran revocadas de yeso y no puede apreciarse la estructura de piedra. En el interior, de una sola nave, el templo cuenta en el presbiterio con un retablo de madera bien tallada de estilo barroco.

El resto del pueblo posee la imagen arquitectónica típica de la zona y conserva actualmente todavía algunas de sus antiguas viviendas de construcción de piedra de yeso, que hasta el último tercio del siglo XX eran muy habituales en la comarca.

Cuenta con un frondoso bosque de ribera formado por chopos (Populus x euramericana) que jalona las márgenes del río, y cuya parte más cercana al pueblo es denominada localmente el Plantío.